El Camino de Santiago, un itinerario gastronómico.

La gastronomía está de moda y también puede ser un buen motivo para realizar el Camino de Santiago. Optemos por el Camino que optemos lo cierto es que no faltarán suculentas propuestas en nuestra mesa. Siendo organizados hay tiempo para todo y el placer culinario está casi garantizado después de cada caminata.
Así el primer producto que hay que destacar es la excelente Ternera Gallega. En Galicia prácticamente todos los restaurantes cuentan en su carta con al menos un tipo de corte de carne vacuna. Viendo los excelentes prados que atravesamos en el  Camino de Santiago no cabe duda de que la calidad está asegurada.
Otro plato que debemos probar si o si al visitar Galicia es el pulpo. Podemos encontrarlo de diferentes maneras pero las más tradicional es el conocido como “Pulpo a la Gallega” el cual encontraréis como “Pulpo a feira”. En cuestión de pulpos Melide en el Camino Francés es parada obligada.
Por meritos propios hay que hablar delpan gallego. Su corteza consistente y sabrosa da paso a una miga generosa que invita a mojar en cualquier salsa o aceite o incluso a comérselo sólo.
Y para regarlo todo en el Camino de Santiago no puede faltar el vino. Las Rias Baixas o la Ribeira Sacra son denominaciones de origen reconocidas y apreciadas por los amantes del vino. Y durante el  Camino Portugués se puede, si el grupo lo desea, visitar alguna bodega y realizar una cata. Y para los amantes de las emociones fuertes el orujo gallego, la mejor opción para facilitar la digestión.
Como aperitivo no está mal pero nos dejamos en el tintero platos como el Caldo Gallego, el Guiso de Oreja, los pimientos de Padrón, el Queso de Arzúa, la Torta de Santiago…

Así que prometemos nuevas entregas. ¡Que aproveche!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *