¿Qué diferencia hay entre los Albergues Públicos y los Albergues Privados del Camino de Santiago?

Como sabéis una de las máximas del Camino de Santiago, independientemente de la ruta escogida, es la hospitalidad. Ya desde antiguo los albergues de peregrinos han sido una constante en el entorno de la ruta xacobea.  De hecho, en muchas de las aldeas que atraviesa el Camino de Santiago encontraréis restos de antiguos hospitales de peregrinos y de otras infraestructuras al servicio de quienes cubrían a pie el Camino de Santiago.

Hoy en día este espíritu permanece y el ambiente de amistad y camaradería del Camino se conserva casi intacto en los albergues para peregrinos. Los albergues son instalaciones en las que los peregrinos pueden asearse, descansar y pasar la noche para al día siguiente continuar el Camino. Su principal característica es que todas sus instalaciones son comunes; Así las habitaciones suelen ser grandes y dotadas de gran cantidad de literas en las que los peregrinos se distribuyen, bien separados por sexos o bien conforme van llegado.

Ahora bien, ¿Qué diferencia hay entre un albergue público y otro privado? Pues además de la titularidad (eso es obvio) la principal diferencia radica a la hora de reservar.

Los albergues públicos no permiten reservar la cama y los puestos se van entregando a medida que los peregrinos van llegando a las instalaciones. Esto obliga a madrugar enormemente para asegurarse un puesto y hace que en temporada alta muchos peregrinos se vean obligados a dormir en la calle o pagarse una habitación en la pensión lo cual echa por tierra el presupuesto.

Por otra parte los albergues privados si permiten reservar la cama lo cual nos permite asegurarnos un descanso reparador al terminar la etapa. Además de esto, los albergues privados suelen contar con algunos servicios extras que pueden hacer algo más cómoda la estancia del peregrino.

¿Existe diferencia de precio entre un Albergue Público y un Albergue Privado?

En el aparatado económico debemos decir que a penas existen diferencias. Antaño los albergues públicos eran gratuitos por lo que la diferencia si era notable. Hoy en día cobran una pequeña tasa que se asemeja mucho a la de los albergues privados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *